BitterSweet Summer Camp
Nos hemos mudado a http://koreainfectyou.foromotion.es/ ¡Síguenos!
Últimos temas
» TAKE ME TO THE RIOT | confirmación af. élite.
Lun Jul 08, 2013 3:08 am por Invitado

» ¡Foro Recién Abierto! + Afiliacion Normal + The River Song + CONFIRMACIÓN
Lun Jul 08, 2013 2:32 am por Invitado

» Edelweiss [afiliación normal]
Lun Jul 08, 2013 1:24 am por Invitado

» This is the Summer [+18] #Famosos - Hermana/Confirmacion
Dom Jul 07, 2013 10:52 pm por Invitado

» Rule nº1 The Doctor Lies (Afiliación Élite)
Dom Jul 07, 2013 5:53 am por Invitado

» Os presento un foro singular. Eras del Mundo
Sáb Jul 06, 2013 5:49 pm por Invitado

» Afiliación elite "warrior girls"
Sáb Jul 06, 2013 10:35 am por Invitado

» Cambio de botón || The Harvard Time {Élite}
Vie Jul 05, 2013 4:52 pm por Invitado

» Other World {Foro RPG Naruto/Inuyasha} hermana o élite
Jue Jul 04, 2013 11:30 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 53 el Dom Jul 16, 2017 5:36 pm.

Tonight we're young, let's see the world on fire || Erick

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tonight we're young, let's see the world on fire || Erick

Mensaje por Alix Vólkov el Vie Mar 29, 2013 8:01 pm

Me había costado bastante abrir los ojos en la mañana, de no haber sido por que el ocaso hizo que mi oscuridad se tornara de color naranja tal vez jamás me hubiera dado cuenta de con quien estaba. Hasta donde supe parecía mi cama, por lo que me di el lujo de mover un brazo para estirarme más no hubo el espacio suficiente, pegué en el pecho desnudo de alguien, un pecho masculino siendo más exacta, me giré de inmediato para saber de quien se trataba y fue algo parecido a la tranquilidad lo que me provoco ver el rostro pacifico de Erick al cual miré por unos segundos mientras aún dormía al parecer sin percatarse del golpe que le había dado. Me acerqué un poco a él para acurrucarme por unos segundos, metiendo la cabeza por su brazo derecho, no debía de estar tan feliz de haberme acostado con mi amigo pero a mi favor tenía que decir que fue mucho mejor darle mi virginidad a alguien que conocía, Chiara me mataría después pero no era exactamente una prioridad dentro de mis pensamientos. Miré el reloj de mesa que estaba a la izquierda de Erick, marcaba las 6:30 de la tarde. Muy tarde, al menos para lo que tenía en mente para lo que queda de ese día. Me levanté con cuidado de no despertarlo, me vestí con lo que llevaba el día anterior y le di un beso en la mejilla antes de salir corriendo para arreglarme.

Tardé menos de lo que había esperado, tuve que apresurarme a mí misma puesto que ya había perdido tiempo en una cama ajena. Habíamos quedado de vernos en un punto en específico de la ciudad, donde casi todo el mundo, o el mundo divertido, pasaban sus fines de semana y tiempo libre. Compré un algodón de azúcar de color morado para comerlo mientras esperaba sentada en un banco de madera, algún niño sentó a mi lado y me preguntó cuál era mi nombre, le respondí con una sonrisa e incluso le regalé un poco del algodón de azúcar, después de un tiempo con una plática sobre porque el arcoíris tenía varios colores el chiquillo se despidió dándome un beso en la mejilla y huyendo cuando la que parecía ser su madre lo llamó. Esperé un poco más hasta que me decidí por comprar los boletos de entrada al parque, si seguía así tendría que hacer una fila más larga y odiaba eso. Me parecía bastante complicado entender porque los americanos hacían paquetes para todo ¿No resultaba más fácil algo que incluyera todos los juegos en su extensión? Suspiré mientras leía, pegando con mi tacón en el piso de forma impaciente. —Montaña rusa, Carrusel y la Casa del Terror— repasé sin darme cuenta que ya había llegado a la ventanilla. —Hola, dos boletos para el número 3— saqué el celular para marcarle a Erick, la señorita del otro lado de la ventanilla recibió la paga exacta, lo que me hizo salir de la fila guardando los boletos en la parte trasera mis shorts.

El teléfono sonó dos veces hasta que contestó. —¿Erick? ¿Dónde estás? Ya me cansé de esperar, incluso tengo los boletos en…ah ya te vi— hice un puchero al verlo del otro lado de la calle, levanté una mano para que me viera, de no haber llegado hubiera comenzado con un sermón acerca de la importancia de la amistad y lo valioso que era el tiempo para algunas personas, también le hubiera dicho que en vez de invitarlo a él hubiera invitado a Chiara, conociéndolo me hubiera respondido de una forma poco amable pero no pasó pues si había llegado. Me quejé haciendo un sonidito cuando estuvimos lo suficientemente cerca —Todo por eso irás solo en la casa del terror, tuve que darle a un niño de mi algodón de azúcar— no me había molestado en lo absoluto, era un simple juego en forma de berrinche. —Vamos, escuché de un lugar de helados en esa calle— me adelanté hasta la entrada para dar los boletos y enseguida buscar la atracción, según esto, más tétrica del lugar. —Te espero en la salida, acabando tú entro yo— me hice a un lado para no estorbar a las persona que comenzaban a entrar. —¡Ve ya!— me reí empujándolo suavemente hacía la entrada, si no nos apurábamos se nos irían las horas, si era divertido ir de noche a la feria pero también algo peligroso.


[Solamente los administradores pueden ver este vínculo]TAKE ME TO HEAVEN
BREAK IT TO THE GROUND CELEBRATE YOU'RE STILL AROUND
avatar
Alix Vólkov
Party Animals
Party Animals

Mensajes : 47
Fecha de inscripción : 11/03/2013
Sexo : Femenino

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tonight we're young, let's see the world on fire || Erick

Mensaje por Erick Harmweill el Miér Abr 03, 2013 1:10 pm

El factor determinante para que nuestra vida sea un paraíso o un infierno, es siempre nuestra actitud ante las cosas. Nuestra actitud es la fuerza motriz más importante en todos nosotros, seamos conquistadores o fracasados.

Es una de las citas favoritas que suelo recordar diariamente, cada día que pasa, como si no se detuviese en ningún momento, queriendo detener por un momento el tiempo para disfrutar cada parte de ella, continuar adelante sin mirar atrás, no había la necesidad de hacerlo, si lo hacía, era doloroso, seguir de esa forma como si nada pasaba dentro de mí, es terrible, o aparentar en no extrañarla, necesitaba un momento para mí. Cuantas veces he tenido esa oportunidad, fue mi culpa no aprovecharla. ¿Cuánto uno demora en olvidar a alguien? Eso depende de la persona, de querer realizar su vida o no. Muchos pueden confundir el extrañar a la persona y extrañar los recuerdos que pasaron junto a ella. No es por nada, prefiero creer que solo extraño los recuerdos que pase en cada momento junto a ella, antes que partiera al paraíso. No había necesidad de recordarla, e incluso no lo hacía luego de haber venido aquí, si no fuera por la menor, Alix, quien quería mi billetera por unas cosas, una chica curiosa que es, donde dentro de la cartera traía una foto de ella, donde creí haberla botado para no recordarla más, teniendo esa melancolía otra vez, pero volví a ocultarlo, volví a ocultar esos sentimientos encontrados que vino en ese instante.

Me estire en la cama, soltando lentamente un pequeño gemido a la vez que me deshacía de las sabanas, no recuerdo muy bien en donde me encontraba, el hecho de pensar que me encontraba sobre una cama, me tranquilizaba, pero es esa fragancia que inundaba por el lugar que me hizo subir lentamente los parpados, parpadeando un par de segundos por no coincidir un poco con la luz del sol, aunque al parecer estaba atardeciendo. Al fijarme que me encontraba desnudo, pude recordar perfectamente lo que había pasado en esa madrugada, logrando esbozar un amplia sonrisa, quizás algo victoriosa, me sentía algo orgulloso, tampoco entrare en detalle, no era importante tampoco. Solo es una amiga, nada más que eso. Suavemente froté mis ojos para quitarme de una vez la flojera que traía encima, no quería hacer nada, la verdad, pero tenía que asistir a esa cita con la pequeña Alix, que de por seguro me matara por llegar tarde. Rápidamente me metí a la ducha para quitar el sudor y su olor tan dulce, negué con lentitud, no demoré más de cinco minutos, tenía que apresurar mis pasos antes de recibir un sermón por parte de ella, tenía su carácter y no podía negar que daba miedo a veces. Cogí el móvil antes de partir, dejándolo en el bolsillo trasero de mis jeans algo gastados, aún no sabía si ir con la moto o ir a pie, de todas maneras no era tan lejos como pensaba, pero ir caminando me iba a demorar más, quizás ir corriendo no es la gran cosa. De todas maneras, me sentía bien perezoso, la motocicleta era la mejor opción. Baje las escaleras rápidamente hasta llegar al subterráneo, colocándome el casco, luego de montar, enseguida encendí el motor para ir rumbo a mi próxima cita con ella.

Al llegar me estacione en un lugar seguro, trayendo conmigo el casco en la mano mientras caminaba con detenimiento sin preocupación alguna hasta que logré sentir la melodía del móvil, debía ser ella, pensé de inmediato. —Alix.. — Apresuré mis pasos mientras la escuchaba, haciendo una leve mueca al sentirla algo molesta, lo que más odia ella era la impuntualidad de la gente, lo siento, suelo ser impuntual donde quiera que valla, es algo que esta en mi, no podía cambiarlo. Menos lo haré por una chiquilla, por más que fuese una amiga mía, es una manía que de debía de aceptar. La buscaba entre la multitud hasta lograr encontrarla me acerqué de inmediato volviendo a guardar el móvil, negué divertido al volver a oírla. —Debiste despertarme, así hubiésemos venido juntos ¿no crees?— Alcé de inmediato una ceja, besando su mejilla detenidamente. —Dormí bien, gracias— Rolé mis ojos, siendo algo sarcástico con la menor, seguí sus pasos mientras buscaba un lugar donde pudiera dejar el casco, al entrar se encontraba mucha gente, todos parecían feliz ¿Por que razón? No lo sé, es la primera vez que entraba a un parque de diversión, no es algo que sería viejo para mi, no me aterraba a decir verdad. —Voy a dejar esto y vuelvo..— Me acerqué a una tienda donde podrías guardar lo que sea, me entregaron una tarjeta que debía guardar hasta el final, o no me devolverían lo que es mio. Volví hacia la chica un tanto incomodo con la situación. —¿Por que decidiste venir a este lugar?— La miré extrañado —Mejor vamos juntos, no es bueno dejar a una chica sola en un lugar como este..— Guarde silencio por unos segundos, mientras dejaba a los demás entrar. —Si no entras, no entro— Me apoye un poco en la rejilla siendo seguro de mis palabras, no tenía miedo en entrar a una casa del terror, en más me gustaban esas cosas, pero no suelo confiar mucho en la gente, no todos eran buenos, y Alix era muy hermosa como para dejarla sola esperando, cualquier cosa le podría pasar, lo que odiaba es estar preocupado por alguien, en especial, por ella.

Erick Harmweill
Artist
Artist

Mensajes : 34
Fecha de nacimiento : 28/04/1993
Fecha de inscripción : 12/02/2013
Edad : 24
Sexo : Masculino

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.